Nació en Guayaquil, Ecuador. Tenía 15 años y su padre fue transferido por su trabajo a St. Louis, Missouri, EEUU donde termino su bachillerato. No regreso nunca más a su querido Ecuador pues su padre fue trasladado entonces a Bogotá Colombia.

Entro a la Universidad Javeriana en Bogotá a estudiar Arte y Publicidad, llamada la carrera entonces Arte y Decoración. Sus años en la Universidad fueron años felices, rodeada de magníficos profesores y aprendiendo el fascinante mundo de la Historia del arte, perspectiva, diseño de interiores, publicidad y las variadas técnicas de pintura como el óleo y la acuarela.

El camino para llegar a lo que hoy realiza, ha sido un andar de muchos años, el cual empezó con sus primeros diseños de collares para niñas, con el deseo de expresar ese "algo" que llevan los artesanos muy dentro.

Encontró en la Vitrofusión la forma más completa de expresar y juntar toda su experiencia artística en una sola técnica, le atrajo del vidrio su luz y el color que éste increíble material imprime a todos los objetos.
La vitrofusión es un proceso de aprendizaje que no termina, la libertad iniciada especialmente con el uso creativo del vidrio plano, más la construcción sofisticada de los hornos de hoy, introduce una increíble diversidad e innovación en la manufacturación de objetos y otra perspectiva para los vidriados artísticos.


Todos sus logros de hoy se los dedica a sus hijos Tony, Xavier y Mónica ya que ellos han sido su apoyo anímico siempre, Así mismo agradece a Dios por Federico, su esposo y apoyo estos "sus años maduros" ya que han sido el quien le ha permitido el poder continuar y experimentar nuevas técnicas en su nuevo espacio Taller.

Síguenos...